Encontrar tiempo para hablar dentro de los horarios que tenemos para entrenar, o que pasamos en el club, se hace difícil. Nuestras agendas están repletas de cosas por hacer y cuando llegamos con nuestros equipos, nos centramos en la tarea técnica.

Si nos enfocamos en el staff técnico, que es en realidad el primer equipo de un club, debemos darle importancia a estos espacios de comunicación, para contrastar dinámicas, metodología, problemas del día a día, logros del equipo, avances de las jugadoras.

Sin estos espacios, se pierde información que es muy valiosa para el crecimiento del club.

 

Qué pasa con todas esas conversaciones que no se dan? con toda la información que no es compartida? a donde va? se pierde? quien la recoge?

 

Para tener relaciones saludables dentro de los equipos de trabajo, hay que entrenar habilidades de comunicación, una de las importantes es saber crear espacios de reflexión y de encuentro.

Te propongo tres acciones para generar comunicación:

 

Reunirse frecuentemente.

Ten reuniones formales e informales. Tanto si eres la persona responsable del staff o del equipo deportivo.

Las reuniones programadas quitan peso al día a día, saber de antemano que hay temas que se tocarán por calendario, nos lo quita de la cabeza, baja la ansiedad.  Hace espacio.

Ejemplo: antes y  después de una competición importante. Con un objetivo claro y con la oportunidad de que todos hablen.

Las reuniones informales, te acercan a tu equipo. Si las otras te permiten hablar de temas concretos, en las informales puedes estrechar vínculo, y saber que pasa en otro nivel de confianza. Poder resolver situaciones que requieren poco tiempo y pequeños conflictos cotidianos.

 

No dar nada por hecho.

En las reuniones  formales e informales  comunica, no pienses que el otro va a saber lo que te  pasa por la cabeza.

Si quieres algo, pídelo.

Si tienes dudas con respecto a un tema, pregúntalo.

Si quieres que pase algo, expón tus requerimientos.

Da  tu opinión, entendiendo que puede haber más de una manera de observar un hecho.

Y escucha a los otros. Tiene que haber tiempo para todas las personas.

 

No sacar conclusiones, sin tener  toda la información.

Cuando pasa algo, pongamos de ejemplo un conflicto entre dos compañerxs, escuchar  solo a terceros no es positivo.

Tienes que preguntar por separado, a cada protagonista. Preguntar a una persona de confianza, (por ejemplo al capitán) que haya visto o escuchado lo sucedido, y luego reunir a todas las partes implicadas.

Esto te permite tener claro el hecho, y las distintas versiones de los sucedido.

Lleva tiempo, en eso consiste la gestión de personas y la comunicación.

Si después de todo, tienes que tomar una decisión que sea inclusiva, que tenga en cuenta a todas las partes implicadas.

 

Te invito a preguntar antes de sacar una conclusión. Reunir información.  Ser flexible e incluir todos los puntos de vista.

 

Estas tres pautas son simples y fundamentales para que no se generen conflictos y que crezcan como un bucle. La comunicación tiene que tener  lugares y canales donde fluya. Repetir estas pautas en el tiempo, entrenarlas, generan hábito y mejoran la comunicación interna del club.

 

En el deporte si te centras solo en las tareas técnicas , pierdes.

Pierdes oportunidades, de mejora colectiva e individual.

El deporte es una espacio donde la  interacción es constante entre personas. La gestión de las relaciones tiene que ser tenida en cuenta, por parte de la directiva y staff, no solamente para el trabajo con los atletas sino también para la sana convivencia de los que toman decisiones.

Si a esto le sumas tener los roles claros y tener claras las expectativas,  la buena gestión de los clubes crece y evoluciona.

 

Laura Moreno.

@laumoreno16

 

 

Share this...
Share on Google+Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter