TRES PUNTOS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN.

Para liderar un proyecto o un equipo necesitas entrenar habilidades que tienen como objetivo, mejorar la comunicación.

Te puedes sentir con la confianza necesaria para desarrollar adecuadamente tu actividad y dirigir a tu equipo, o relacionarte con los jugadores y colegas de profesión; sin embargo es enriquecedor revisar la manera en la que te comunicas.

Te voy a hablar en este artículo de tres puntos: el contenido de tu mensaje, la escucha y la empatía.

 

Mensaje

Antes de hablar tienes que tener claro que vas a decir. Parece lógico, pero no suele ser lo habitual. Si quieres transmitir con claridad y algo que aporte valor al resto del equipo, lo primero es ordenar el contenido en tu cabeza y elegir las palabras que vas a utilizar, para luego comunicarlo. Plantearte la pregunta: cuál es el mensaje que quiero enviar?

Para asegurarte que tu mensaje le llegue a la persona que quieres, tienes que escoger el momento y lugar apropiado para hacerlo, que es tan importante como todo lo anterior.

No es lo mismo que sea en la cafetería del club, como en una reunión propuesta por ti.

Fundamental pedir feedback, así sabrás si te explicas adecuadamente, y si tu mensaje está siendo comprendido.

 

Escucha

Escuchas para responder o escuchas para comprender?

La intención que pones en ello, define lo que viene después.

Cuando escuchas para responder, sucede que mientras el otro te habla, tú ya estás encontrando en tu cabeza una respuesta que has utilizado anteriormente. Te ha pasado?

Y mientras escuchas, te impacientas porque ya sabes lo que vas a decir. No sientes necesidad si quiera del que otro termine. Cuantas veces te pasa esto?

No le das al otro la oportunidad de expresarse. Y no te das de esta manera la posibilidad de aprender. La posibilidad que lo que dice el otro, te modifique.

Cuando te abres realmente a escuchar lo que el otro tiene para decir. Primero, lo estas reconociendo como persona. Y luego aceptas que sabe algo que posiblemente tu no sepas. O interprete una situación de manera diferente a la tuya.

Al escuchar con apertura y curiosidad, te aseguras ir un poco más allá. Y comprender al otro en toda su dimensión humana. (muy de la mano de la empatía).

Todo esto te sirve para elaborar una nueva respuesta que nace de la suma de lo que sabes ahora, de quien eres y lo que piensas y sientes en ese momento.

Para que todo esto pase, el otro tiene que sentirse escuchado. Algunos items que te pueden servir para demostrarle al otro tu intención de escucha son:

– mirar a los ojos.

– preguntar acerca de lo que te está contando.

– cercanía física (si la situación lo permite).

– expresión facial y corporal de interés.

– no interrumpir.

 

Empatía.

Ponerte en el lugar del otro? Sólo eso o hay más?

Decimos que la empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de entenderlo. Dejando de lado tus expectativas, juicios y creencias. Escuchando, no para dar una solución, sino para comprender. Te bajas de tu mundo para ir al mundo del otro. Intentando comprender que pasa por su mente y como se siente.

Preguntas que te pueden ayudar a practicar la empatía son: Qué piensa? Qué siente? Qué hace? Qué dice? Cómo es su entorno? Cuáles son sus necesidades? Cuál es su actitud?

La empatía puede ser un viaje maravilloso, de donde no se vuelve igual.

 

Conclusiones.

Para escuchar, hay que estar presente.

Tu verdad es sólo tuya, y la del otro seguramente será distinta.

Comprender al otro, te acerca y fortalece el vínculo.

Con un mensaje claro, se llega más rápido a la meta.

Para comunicarte con tu equipo tienes que encontrar un lugar común. Un objetivo compartido.

Con la escucha, la empatía y siendo consciente del mensaje que quieres dar, es probable que lo encuentres.

 

Laura Moreno.

Texto escrito originalmente para el programa Yuzz, programa para jóvenes emprendedores.

Laura Moreno

Share this...
Share on Google+Share on LinkedInShare on FacebookTweet about this on Twitter